Une charogne. Ocho poemas de Charles Baudelaire en voz de Julien Le Gargasson y seleccionados por Vicente Quirarte

Emisión: 19 mayo, 2021
Duración: 2 min.

Contenido compartido por Grandes Maestros.UNAM


Poemas de Charles Baudelaire en voz de Julien Le Gargasson y seleccionados por Vicente Quirarte

Une charogne: transcripción de este poema de Baudelaire

Une charogne / Una carroña

Recuerda aquella cosa que vimos, alma mía,

una bella mañana de un verano benigno:

al volver un sendero, una carroña infame,

tendida sobre un lecho sembrado de guijarros.

 

Con las piernas por alto, igual que una lasciva,

ardiendo y transpirando sudores venenosos,

ofrecía a la vista con cinismo indolente

su vientre ya deshecho en mil emanaciones.

 

Recalentaba el sol aquella podredumbre

como para cocerla en su punto adecua

y devolver cien veces a la Naturaleza

todo cuanto un día ella uniera con cuidado.

 

El cielo contemplaba la soberbia osamenta

abrirse poco a poco lo mismo que las flores.

La fuerza del hedor consiguió que creyeras

que allí, sobre la hierba, caerías desmayada.

 

Zumbaban las moscardas sobre el vientre podrido,

del que a veces salían en negro batallón

mil larvas que fluían como un líquido espeso

por aquellos harapos que se antojaban vivos.

 

Como una ola aquello ascendía y bajaba,

o bien se desprendía del tronco chispeando;

dijérase que el cuerpo, lleno de un soplo vago,

continuaba viviendo y se multiplicaba.

 

La escena producía una música extraña,

como el agua que corre y el sonido del viento

o del grano que agita con maña el ahechador

moviéndolo en la criba con rítmica cadencia.

 

Las formas se borran, ya no eran más que un sueño,

apenas un esbozo, difícil de acabar,

en la tela olvidado, que el artista remata

recurriendo tal sólo, después, a su recuerdo.

 

Por detrás de las rocas una perra intranquila

nos miraba con ojos hostiles y enfadados,

acechando el momento de hurtar al esqueleto

el trozo que, asustada, hace poco soltara.

 

-Y, sin embargo, un día serás tú esa basura,

esa enorme inmundicia, esa horrible infección,

estrella de mis ojos y sol de mi natura,

¡tú mi pasión y el ángel que me guarda y protege!

 

Sí, lo mismo serás tú, oh reina de las gracias,

una vez recibida la santa extremaunción,

cuando, bajo la hierba y las fértiles plantas,

acudas a enmohecerte con otras osamentas.

 

Di, entonces, bella mía, a los negros gusanos

que con tenaces besos te habrán de devorar,

que yo guardé la forma y la esencia divina

de este cariño mío, descompuesto también.

 

Sobre esta entrega de Grandes Maestros para Lecturas Vivas

A 200 años del nacimiento del célebre poeta francés Charles Baudelaire, el programa Grandes Maestros.UNAM organizó los pasados 5, 12 y 19 de mayo el curso titulado “El poeta llamado Charles Baudelaire”, impartido por el escritor e investigador Vicente Quirarte, quien a lo largo de tres sesiones repasó las tres vertientes de uno de los protagonistas de la literatura universal: el hombre, el poeta y el prosista.

Revive aquí el curso completo: Las vidas de Charles Baudelaire, Análisis de Las flores del mal y El poeta en la prosa.
Visita la sección de Grandes Maestros en Cultura en Directo aquí o conoce el proyecto completo aquí

Fuentes: Grandes Maestros. UNAM, programa de la Secretaría de Extensión y Proyectos Digitales, Enciclopedia de la Literatura en México (ELEM-FLM), T.S. Elliot (La aventura sin fin), Harold Bloom (Genios)

Agradecimientos: Grandes Maestros.UNAM
Fuente de la transcripción: Charles Baudaliare. Obra poética completa.
Edición de Enrique López Castellón.
Ediciones Akal, España, 2003. Pp 85-87

D.R. © UNAM 2021

Créditos
Selección: Vicente Quirarte
Lectura: Julien Le Gargasson

Categoría: Lecturas
Área de interés: Literatura
Serie: Lecturas vivas