Luis Baca en la sesión 1 del la entrega: «Ópera: Nuestra Herencia Olvidada»

Sala Carlos Chávez, Centro Cultural Universitario
Emisión: 7 abril, 2022
Duración: 14 min.

Proyecto organizado por la Secretaría de Extensión y Proyectos Digitales


Luis Baca, compositor de la pieza al centro de esta sesión

Luis Baca y su música operística protagonizan esta sesión. 200 años de música se cuentan desde que la ópera mexicana es un ejemplo de perseverancia cultural y vocación creativa.

De acuerdo con el portal Pro Ópera:

“En la ópera, dos corrientes se instauraron en el siglo XIX y son perfectamente reconocibles: el bel canto italiano y la corriente de la ópera francesa (…) En 1863 México estaba en guerra contra Francia y los conservadores nacionales apoyaban la idea de que un europeo gobernara lo que llamaban «Imperio Mexicano» (…) Los invasores se adueñaron de la capital, pero el teatro continuó sus representaciones, solo que ahora en lugar de anunciar que serían en honor a Zaragoza, se podía leer en los programas homenajes a M. de Saligny, ministro de Francia en México, o al mariscal Bazane y incluso a J.N. Almonte, partidario de Maximiliano de Habsburgo. (…) Quizá lo más impresionante es que, a pesar de la situación política y militar, la ópera mexicana seguía produciéndose y presentándose”.

La ópera es un género musical teatralizado o representado en un escenario

Nace en Italia en el siglo XVI, con antecedentes tempranos situados desde el siglo XIV. Por ello la tradición de la ópera italiana es canónica. En México, a raíz de la Conquista, se instauraron los modelos europeos de interpretación y composición, sobre todo aquellos que se correspondieron con el proceso de evangelización –como el auto sacramental–, desde el siglo XVI y hasta el siglo XVIII, periodo donde se ubica el origen de la ópera compuesta desde nuestro país.

Destaca entonces el nombre de Manuel de Sumaya (Ciudad de México, 1679-1755), compositor, organista, maestro de capilla y clérigo novohispano, cuyas obras se consideran el origen operístico nacional; aunque dos de ellas son efectivamente obras de carácter escénico (Rodrigo, de 1708 y Seleuco, de 1710), únicamente una composición posterior, La Parténope de 1711, dedicada al rey Felipe V, se reconoce como la primera ópera mexicana (también se le ubica como una de las primeras óperas compuestas en América del Norte y la primera ópera compuesta en el continente americano por un compositor americano). Después de este acontecimiento, se abre un extenso periodo de vacío documental que llegará hasta el siglo XIX, cuando resurge la ópera en México. Durante esa etapa la vida operística mexicana dependía casi exclusivamente de las compañías de ópera extranjeras que visitaban el país, sin embargo, algunos compositores mexicanos como Manuel Arenzana, Manuel Covarruvias, Luis Baca Elorreaga y Cenobio Paniagua también contribuyeron al desarrollo de la ópera mexicana.

Un análisis histórico a través de la música

Ahora bien, si en 2021 se conmemoraron en nuestro país dos acontecimientos históricos destacados: los 500 años de la caída de la antigua Tenochtitlán y 200 años de la consumación de la independencia, no obstante, en otro terreno, el de la cultura y las artes –particularmente en el ámbito de la composición musical–, a lo largo de los últimos dos siglos México ha alcanzado los estándares más altos de calidad y excelencia, influenciado principalmente por la tradición europea, pero también gracias a creaciones propias, con personalidad y elementos originales, desarrollando así una identidad nacional musical. No obstante, todavía en la mayoría de las salas de concierto mexicanas, en un porcentaje prominentemente alto, seguimos escuchando un repertorio donde los compositores europeos son predominantes. Y algo similar sucede en las instituciones educativas de música del país: la obra de compositores nacionales poco se conoce o estudia en comparación con el respectivo canon europeo.

En este sentido, el proyecto denominado 200 años de música en México alza la voz –y los tonos— para contribuir en la difusión del legado de compositores mexicanos. Para logarlo se desarrolló un programa con dos series que agrupan piezas representativas de arias de ópera y obras de piano solo compuestas en México desde el siglo XIX y hasta nuestro siglo XXI.

 

Repertorio/Programa de la primera parte del proyecto 200 años de música en México: Ópera, nuestra herencia olvidada

1. «Eccomi alfine» de la ópera Leonora
Luis Baca

2. «Escena y aria» de la ópera La venta encantada
Miguel Planas

3. «Un ora… Ah! fidar potessi almeno» de la ópera Catalina de Guisa
Cenobio Paniagua

4. «La Capinera» de la ópera Gino Corsini
Melesio Morales

5. «¿Por qué mis ojos un día lo vieron?» de la ópera Atzimba
Ricardo Castro

6. «De mi amor, el sol hermoso» de la ópera Keofar
Felipe Villanueva

7.»Los arrullos de la cuna» de la ópera El último sueño
José F. Vásquez

8. «Escúchame Cristóbal» de la ópera Florencia en el Amazonas
Daniel Catán

Ana Rosalía Ramos, soprano

Estudió Canto en el Conservatorio Nacional de Música de México. Ganó el 1er Lugar en el concurso de canto Olivia Gorra 2015 y el 2° lugar en el concurso nacional de canto Fanny Anitua 2015, así como el 1er lugar en el II International Vocal Contest ACADEMIA 2016 (Rusia). En 2019 participó con el rol protagónico en el rescate de la ópera Catalina de Guisa de Cenobio Paniagua, un proyecto auspiciado por la UNAM y Cenidim. En el 2020 se suma como integrante de la compañía Escenia Ensamble en el papel de Paula de la multidisciplinaria puesta en escena Amour á Paris, bajo la dirección de Ragnar Conde e interpreta el papel de Donna Anna de la ópera Don Giovanni con el México Ópera Studio.

Fue becaria del programa de creadores escénicos 2020 del FONCA por su proyecto de Rescate del Bel canto mexicano y fundadora de la compañía Ópera: Nuestra Herencia Olvidada (Ó:NHO) dedicada a la interpretación, rescate y promoción de la ópera mexicana.
En diciembre de 2012 debutó en Europa, con una gira por España en colaboración con CEM UNAM España, acompañada al piano por Fernando Saint Martin en conferencias-recital acerca de las arias de la ópera mexicana. Recientemente grabó su primera producción discográfica con apoyo de Coinversiones Culturales del FONCA, acerca del rescate de las canciones del compositor mexicano Cenobio Paniagua, Paniagua,memorias de nuestra música, disco que se presentó en marzo de 2023 en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Debuto el mes de junio del 2023 en el rol de la Duquesa Carolina en la zarzuela Luisa Fernanda en el teatro Macedonio Alcalá con la Orquesta Sinfónica de Oaxaca, al lado de Olivia Gorra, Genaro Sulvarán, Jóse Luis Ordoñez y Amelia Sierra bajo la dirección de Leopoldo Falcón y James Demster.

Fernando Saint Martin, piano y locución

Estudió en la Escuela Superior de Música del INBA en México. Cursó una maestría en interpretación en la Escuela de Música Schulich de la Universidad McGill de Montreal, Canadá. Obtuvo las becas Zoya Solod Memorial y Schulich de la Universidad McGill por la mejor audición de admisión a la Maestría y el Apoyo para Estudios en el Extranjero y de Intérpretes del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Fue profesor del Conservatorio de Música de McGill University.

Ha colaborado con la MÀV Symphony Orchestra, la orquesta Danubio Obuda, la Euro Sinfonietta Wien, la Acadiana Symphony Orchestra, la Orquesta Northern Lights, la de Cámara de Bellas Artes, la Sinfónica del Estado de México, la Sinfónica de Xalapa, la Juvenil Universitaria Eduardo Mata de la UNAM, la Sinfónica de Michoacán, la Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, la Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, la Filarmónica de Querétaro, la Sinfónica de Aguascalientes y la Sinfónica de Yucatán entre otras. Ha participado en numerosos festivales como el Festival Colonia, Festival Piano La Rioja, Festival Camaríssima, Festival Internacional Cervantino, Festival Interfaz y Northern Ligths Festival y ha ofrecido conciertos en México, Estados Unidos, Uruguay, Canadá, Austria, Suiza, Francia, Hungría y España.

Cuenta con tres producciones discográficas con los sellos mexicanos Quindecim y Ópera Nuestra Herencia Olvidada y con la casa NAXOS respectivamente. Fue Subdirector Ejecutivo de la OFUNAM de 2014 a 2015, Director General de Música de la UNAM de 2015 a 2020 y Coordinador de la Cátedra Extraordinaria Arturo Márquez de Composición Musical de 2020 a 2023. Actualmente es profesor de asignatura en el claustro de piano de la Facultad de Música de la UNAM, así como beneficiario del programa Creadores Escénicos con trayectoria 2022-2024 del Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales.

Sobre los compositores

Luis Baca Elorreaga (Durango, 1826-1853)

Hay variantes en las fechas de nacimiento (1821, 1824), al igual que la de fallecimiento (1855).

Fue un pianista y compositor mexicano, pionero de la ópera mexicana. Después de 1821 cuando México pasó a ser una república independiente, la ópera italiana dominaba el ámbito internacional y, por consiguiente, el entorno musical mexicano. Esta fue la época en que los dioses de la música mexicana eran Rossini, Bellini, Donizetti y Verdi.

A mediados del siglo XIX surgieron compositores mexicanos de óperas y música de salón. Algunos compositores de óperas destacados fueron Luis Baca, originario de Durango, quien fue el primer compositor de operas mexicano. Baca como muchos otros dependió de su éxito en Europa para alcanzar la fama en México. Su obra “Ave María” fue presentada en París en 1850 la cual le ganó elogios, la escribió para voz y órgano la cual la estrenó Jenny de Rossignon, convirtiéndose en un éxito y tuvo que cambiar para voz y piano. Sus padres fueron Santiago Baca Ortiz, primer gobernador constitucional de Durango, y Veneranda Elorrega, hermana de Francisco Elorreaga que también fue Gobernador. En 1839 ingresó al Conservatorio de la Gran Sociedad Filarmónica; al desaparecer la institución siguió con clases particulares. A pesar de que la familia lo envió a Francia a estudiar medicina, el duranguense tomó la música como prioridad.

Otros datos destacados sobre la vida de Luis Baca

Se inscribió en el Conservatorio de París y bajo la dirección de Edmundo Jouvein estudió armonía, contrapunto, composición y orquestación. En ese entonces escribió polkas como “La Linda”, “Josefina”, “Julieta”, “Jenny”, “Delfina” y “Amada”. Escribió las óperas “Leonor”, en dos actos cuyo libreto escribió el poeta italiano Carlo Bozzetti, y “Juana de Castilla” también en dos actos y el libreto fue escrito por Florentino Tenústocles Salera, libretista profesional de ópera. Por la dificultad de llevar a escena, en México, sus óperas decidió viajar a Europa donde las presentaría. Regresó a México en 1852 con una gran recepción en el puerto de Veracruz. Tras permanecer un periodo en México viajó a Europa, donde desgraciadamente lo sorprendió la muerte y víctima de una apendicitis (entonces desconocida) murió en 1855 a los 29 años de edad (hay fuentes que señalan 1853). (Fuente: El siglo de Durango). Más sobre Eccomi al fine aquí.

 

Conoce el proyecto Ciclos sinfónicos

Fuentes

  • 200 años de música en México I / Ópera: Nuestra Herencia Olvidada/ UNAM
  • Pro Ópera AC
  • El Universal
  • Wikipedia

Agradecimientos

  • Coordinación de Recintos-Sala Carlos Chávez
  • Centro Cultural Universitario
  • Sala Mexicana – Biblioteca Nacional de México, UNAM
  • Dirección General de Patrimonio Universitario, UNAM
  • Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales (SACPC)-Secretaría de Cultura Federal
  • Descarga Cultura.UNAM

Derechos reservados
D.R. © UNAM 2022

 

 

Créditos generales

Producción general
Coordinación de Difusión Cultural-UNAM /Secretaría de Extensión y Proyectos Digitales

Producción audiovisual
Héctor González Pliego, Luis Barrera

Grabación, mezcla y masterización de audio
José Luis Aguirre

Categoría: Artes escénicas
Área de interés: Música
Serie: 200 años de música en México