Aula del espectador. El cornudo imaginario.

Emisión: 17 agosto, 2019
Duración: 44 min.

Evento organizado por Teatro UNAM


Moliere en el Carro de Comedias: una sesión especial del Aula del Espectador

El Aula del Espectador es un Proyecto de Teatro UNAM que tiene como propósito invitar al público a hacer una reflexión teórica sobre el quehacer teatral desde el punto de vista del espectador.  Esta sesión estuvo coordinada por Rosa María Gómez Martínez.

Sirva el siguiente fragmento, de un texto escrito por el director de la obra, Jesús Díaz, para entrar en contexto con las diferentes líneas de reflexión que se organizaron a lo largo de está sesión.

Es sabido que cuando Jean-Baptist Poquelin (Molière, para la posteridad) escuchó el llamado del teatro, lo hizo de consumados artistas, exponentes de la llamada Commedia dell’Arte, término que equivale a decir Teatro del dominio técnico, del virtuosismo. Tales comediantes eran maestros de un oficio llevado a su más alto nivel: actuaban como Leonardo pintaba. Actores, músicos, acróbatas, bailarines y compositores de comedias; ningún secreto de la escena les era desconocido.Nuestro autor fue un gran alumno de grandes maestros, como lo demuestra su desempeño posterior: actor principal, director y dramaturgo de su propia compañía, brillante en cada rol, según lo consigna la Historia. Aunque El cornudo imaginario es una obra temprana y, para algunos carece de la complejidad de sus creaciones posteriores, no hay que caer en el engaño de creer que es una obra simple de actuar.De hecho, el ritmo impuesto por los diálogos, los altos contrastes derivados de las contradicciones cómicas en el carácter de los personajes y los saltos entre planos que la acción exige (a veces, en sólo dos líneas, el actor debe replicar a un compañero, monologar sus pensamientos, y dirigirse en un aparte al público) son de vértigo.

Todo el jugo de esta comedia sólo puede ser extraído por actores y actrices en pleno dominio de su arte.La sencillez y brevedad de la trama de esta obra que glosa sobre la ridiculez de los celos infundados es una trampa: la falibilidad humana se adivina entre líneas y se asoma tras bambalinas y, ya se sabe, esa misma falibilidad si no da para reír, da para llorar.Jesús Díaz

 

Agradecimientos:
Teatro UNAM, Carro de Comedias

Música de la cortinilla de entrada Cultura en directo.UNAM: Josefa de Velasco/ “Conecta, campus del pensamiento”, fragmento, Interpretado por la OJUEM.

 

 

Jesús Díaz Director

Gerardo Efraín Gallardo

Actor y músico
Patricia Gutiérrez Diseñadora de Escenografía
Libertad Mardel Diseñadora de vestuario

Coordina:
Rosa María Martínez

D.R. © UNAM 2019

Categoría: Charlas
Área de interés: Teatro
Serie: Aula del espectador