Alejandro González Iñárritu en la UNAM

Sala Manuel González Casanova (ENAC)
Emisión: 25 septiembre, 2019
Duración: 204 min.

Evento organizado por Filmoteca UNAM


Alejandro González Iñárritu ofrece una clase magistral en la UNAM

La Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, en colaboración con la Filmoteca de la UNAM y la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas (ENAC), organizó esta clase magistral impartida por el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu.

Dirigida a los alumnos de la ENAC, el encuentro fue moderado por la crítica de cine Fernanda Solórzano. La sede fue el auditorio «Manuel González Casanova», y tuvo lugar el miércoles 25 de septiembre del 2019, en el marco de la entrega del doctorado honoris causa por la UNAM (2019).

Sobre esta clase

Transmitida en vivo originalmente por Cultura en Directo.UNAM, en esta amplia sesión conducida por una de las más reconocidas críticas de cine del país, el laureado cineasta aborda distintas facetas de la creación cinematográfica, de sus experiencias y trayectoria en el cine.

Desde sus inicios en la radio privada, anécdotas sobre sus procesos fílmicos hasta diversas apreciaciones emotivas y técnicas –el cine como necesidad– sobre el oficio del Séptimo Arte se desmenuzan en este encuentro memorable.

Alejandro González Iñárritu (Ciudad de México, 1963)

El cine mexicano ha tenido en las últimas dos décadas un posicionamiento internacional sin precedentes debido a la originalidad y empeño de varios realizadores que son hoy en día protagonistas de la industria cinematográfica. Uno de los más destacados, sin duda, es el cineasta Alejandro González Iñárritu, quien ha afirmado que un “cineasta no requiere representar un acontecimiento sino una visión”. Amante de la radio, la experimentación y del trabajo permanente con ideas, emociones e imposibilidades, así como también del gran cine estadounidense, de Rosellini, Fellini, Pontecorvo, Visconti, De Sica, Sergio Leone; de Goddard, Resnais o Truffaut y del Buñuel mexicano; de John Schlesinger, Ridley Scott, Wenders, Herzog, los hermanos Taviani, Kurosawa, Kiarostami, “en fin, de todos los santurrones del culto cinematográfico mundial”.

Alejandro González Iñárritu ha demostrado con su quehacer artístico que es posible aprehender y provocar nuevas realidades:

No me gustan las películas que responden sino las que preguntan, ha reiterado; ha confirmado que partir de cero siempre conlleva ventajas y sorpresas, pues el arte es lo que sucede entre la mirada del arista y un objeto.

Dirigir: dignidad y privilegio

Fue Ludwik Margules (mencionado por el propio González Iñárritu), director de teatro de origen polaco y radicado en México, quien le inspiró y transmitió la gran dignidad y privilegio de ser director. Lo que que significa tomar las doscientas cincuenta decisiones que hay en cada cuadro de los doscientos cincuenta mil cuadros que forman una película.

Pero además de las enseñanzas de vida o método de quien fuera destacado profesor universitario en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) y Centro Universitario de Teatro,  también estuvieron la calle y el mundo:

 

Tuve la fortuna de vivir en un México que permitía estar en la calle y a los 17 años crucé el Atlántico trabajando en un carguero llegando hasta Barcelona. Viaje iniciático, de sobrevivencia y aprendizaje sobre la condición humana, el trasfondo vital que sostiene su prevaleciente interés por la realidad de los seres humanos, con sus complejidades, contradicciones y miserias.

Más de este director

Su inicio profesional, sin embargo, ocurrió en la radio privada en México, a mediados de los años 80, donde se desempeñó como locutor y director de la estación WFM. La música, no obstante su pasión por el cine, ha ocupado un sitio especial dentro de su desarrollo creativo. En los años noventa, a través de la compaña productora Z Films, comenzó a escribir, producir y dirigir; ello fue la antesala de su ópera prima, Amores perros (2000), filme que significó no sólo su inicio meteórico como director, sino un parteaguas en el cine mexicano. Ganó el gran premio de la semana de la crítica del Festival de Cannes y fue reconocido en el Festival Internacional de Cine de Tokio y los Premios BAFTA.

A partir de entonces, cada uno de sus seis largometrajes han nutrido una filmografía que se corresponde con la innata necesidad de su realizador de explorar y conocer otras realidades y por los que ha sido celebrado por la crítica y el gran público:

  • 21 gramos (2003), película nominada al León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia;
  • Babel (2006), por la que ganó en la categoría de Mejor Director en el Festival de Cannes y Premios BAFTA, y nominada a Mejor Película en los Globos de Oro;
  • Biutiful (2010), nominada a Mejor película extranjera en los Premios Óscar;
  • Birdman (2014), por la que ganó el Óscar a Mejor director y Mejor guion original
  • y The Revenant (2015), cinta por la que nuevamente obtuvo el Óscar a Mejor director, siendo el primer mexicano en obtener dos veces consecutivas este destacado galardón.

Carne y Arena: una huella en la UNAM

En el 2017 llevó a cabo para la UNAM, en colaboración con el gobierno de Ciudad de México, el montaje de la instalación de realidad virtual Carne y arena (Virtualmente presente, físicamente invisible) –su última producción como Director, productor y guionista–, en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

Este fue el proyecto por el que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood lo distinguió con un Óscar especial a su carácter visionario y aportación a la reflexión profunda del fenómeno de la migración.

En ese contexto brindó, también la clase magistral para alumnos destacados del entonces Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (ahora ENAC) que aquí presentamos.

Conoce más aquí.
¿Ganas de más cine? Visita esta categoría


Fuente: UNAM
Agradecimientos: Filmoteca de la UNAM, ENAC, Cátedra Ingmar Bergman, TV UNAM

D.R. © UNAM 2019

Categoría: Charlas
Área de interés: Artes visuales
Serie: